Personal educativo
Salud en el trabajo
Sindicato

Nuevo informe de la Internacional de la Educación evalúa la situación del personal y la profesión docente en la era de la COVID-19

Louise Magnard
14 octubre 2021

International de la Educación – Con ocasión del Día Mundial del Docente, los sindicatos de la educación a escala mundial están dando la voz de alarma a raíz de un nuevo estudio que expone la sobrecarga de trabajo, la escasa remuneración y la infravaloración a las que se encuentra sujeto el profesorado de todo el mundo.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto enorme en el sector educativo. Tras el cierre de escuelas en todo el mundo, el reconocimiento público de la importante labor docente no ha dado lugar a mejoras estructurales como inversión, apoyo o mejores condiciones de trabajo para el profesorado. De hecho, los presupuestos educativos se han reducido en un 65 por ciento en los países de ingresos medios y bajos, y un 33 por ciento en los países de ingresos medios-altos y altos1.

El informe 2021 de la Internacional de la Educación sobre “La situación del personal y la profesión docente en el mundo”, en el marco del cual se ha encuestado a 128 dirigentes y representantes sindicales de 94 países a todos los niveles educativos, señala que las condiciones del sistema actuales no logran atraer a una nueva generación de docentes a la profesión. Esta escasez docente socava el derecho de cada estudiante a ser educado por docentes cualificados/as.

“¿Qué estamos aprendiendo de esta pandemia? En primer lugar, que el profesorado y el personal de apoyo educativo han realizado un periplo heroico por sus estudiantes. Este informe demuestra que los gobiernos han de invertir urgentemente en el profesorado y en su alumnado. La subida salarial y la reducción de la carga de trabajo es fundamental si queremos atraer a las mejores personas a la profesión docente, y garantizar así una educación de calidad universal”, ha declarado el secretario general de la Internacional de la Educación2, David Edwards.

El informe, elaborado por Greg Thompson, catedrático de la Universidad de Tecnología de Queensland (Australia), expone los factores que afectan a la situación de profesionales de la educación de todo el mundo, como el salario y las condiciones de trabajo, así como la autonomía profesional y la imagen del docente en los medios de comunicación. Algunas de las principales conclusiones son:

  • Los salarios del profesorado son demasiado bajos, las condiciones se están deteriorando y la infraestructura de apoyo a la enseñanza y el aprendizaje no constituyen una prioridad para la inversión pública. Más del 42% de las personas encuestadas afirman que las condiciones de trabajo del profesorado se han deteriorado en los últimos tres años. El 84% indica que los salarios han disminuido durante la pandemia de COVID-19.
  • La carga de trabajo se ha intensificado. Más del 55% de las personas encuestadas afirman que la carga de trabajo es insoportable. Y más del 66% considera que los requisitos “administrativos” contribuyen a la excesiva sobrecarga laboral que sufre el personal docente.
  • La alta rotación de las plantillas docentes constituye un problema a todos los niveles académicos, que registra su máximo en la educación primaria (33,1%) y su mínimo en la educación superior (17,3%). El 48% de las personas encuestadas considera que la docencia no constituye una profesión atractiva para la gente joven.
  • El empleo precario está aumentando. Casi el 60% de las personas encuestadas señala el uso de contratos temporales y de corta duración para emplear a docentes y académicos/as. En algunos contextos, en particular en África subsahariana y Asia sudoccidental, un gran número de docentes contractuales declaran que cobran menos que el profesorado fijo y que cuentan con un apoyo profesional inadecuado y unas condiciones de trabajo precarias.
  • El desarrollo profesional continuo sigue siendo insuficiente para el profesorado. Muchos percibieron que era de mala calidad, que no guardaba relación directa con los problemas a los que se enfrentaban en el aula y que tenía un coste económico personal sin beneficios profesionales claros (véanse los cuadros 106 a 112 del informe).

También se solicitó a las personas encuestadas recomendaciones para mejorar la situación de la profesión, y las respuestas se centraron en el sueldo, las condiciones laborales y, en particular, la carga de trabajo como elementos clave. Las propuestas incluyeron la contratación de un número adecuado de docentes y personal de apoyo educativo, así como la inversión en los recursos adecuados para poder ofrecer una educación de calidad. Asimismo, las autoridades educativas tienen que escuchar al profesorado y a sus representantes, y desarrollar conjuntamente políticas educativas relevantes.

Para acceder al informe completo (en inglés) sobre “La situación del personal y la profesión docente en el mundo”, por Thompson, G. (2021), haga clic aquí. El resumen ejecutivo (en español) puede consultarse aquí.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las últimas noticias