América del Norte
Europa
Personal educativo

Entrevista cruzada | Personal de apoyo escolar Francia Quebec

Louise Magnard
25 febrero 2019

La Red Educación y Solidaridad se ha entrevistado con dos de sus miembros sindicalistas francófonos, el UNSA-SE (Francia) y la FPSS-CSQ (Quebec), a fin de intercambiar sobre los retos y desafíos relativos al reconocimiento, a la salud y al bienestar de los diversos personales del apoyo escolar.

Élise Caperan es consejera principal de educación y delegada nacional de los no numerarios en el UNSA- Educación (Francia).

 

Éric Pronovost es presidente de la Federación del Personal de Apoyo Escolar (FPSS) desde 2013. Igualmente ha trabajado como personal de apoyo escolar, a título de educador en servicio de guardia (Quebec, Canadá).

 

 

Buenos días Elisa, buenos días Éric. Para comenzar, ¿podéis presentar vuestro sindicato?

Élise Caperan – El UNSA-Educación es una federación de sindicatos de oficios de la educación que concierne tanto a la Educación Nacional como al mundo asociativo, deportivo, o incluso la educación popular. Somos la segunda federación representativa en el Comité Técnico Ministerial de la Educación Nacional y de la Enseñanza Superior y de la Investigación en Francia.

Éric Pronovost – Para nosotros, en Quebec, la Federación del Personal de Apoyo Escolar (FPSS) es la única federación que representa exclusivamente al personal de apoyo escolar presente en Quebec. La FPSS-CSQ tiene la facultad de construir, para el personal de apoyo escolar, un área de trabajo en que las condiciones de ejercicio de cada uno de nuestros oficios son respetadas por el empleador. Con los colegas, la FPSS-CSQ contribuye a desarrollar una solidaridad real en el medio de la educación. La Federación ostenta también una baza innegable formando parte de la gran familia de la Central de sindicatos de Quebec (CSQ).

¿Cuál es el lugar del personal de apoyo escolar en su organización?

E. C. – Bien, son profesiones totalmente reconocidas y representadas en nuestra organización ya que todo el personal de apoyo escolar tiene su propia organización sindical en la Federación de la UNSA-Educación. Las asistentas sociales y los asistentes sociales tienen su propio sindicato y lo mismo para las enfermeras y los enfermeros escolares, para el personal administrativo, los jefes de centros. Después, los CPE (Consejeros principales de educación) y psicólogos de la Educación Nacional así como los AESH (Acompañantes de alumnos en situación de discapacidad) y los AED (Asistentes de educación) están reagrupados en el sindicato de Enseñantes de la UNSA. Todas estas profesiones están muy representadas en nuestra federación a través de su propia organización sindical.

¿Entonces no existe como en Quebec un sindicato específicamente dedicado al personal de apoyo escolar?

E. C. – Exactamente.

¿Qué se entiende por personal de apoyo escolar?

E. P. – Aquí, en Quebec, distinguimos 81 clases de empleo a nivel de personal de apoyo escolar, repartidas en 5 grandes categorías. Tenemos el personal de apoyo administrativo, el personal de apoyo manual, técnico, y para-técnico. Hay también otra rama, los servicios directos a los alumnos, que se distingue un poco de los profesionales y de los enseñantes. Actualmente no existe gremio profesional entre el personal de apoyo escolar pero se participa en los intercambios, en los planes de intervención, en la construcción de lo que debería ser el “medio”. Somos parte interesada… o cuando no lo somos, tratamos de definir nuestro lugar.

E. C. – Es muy interesante porque es una realidad totalmente diferente en Francia. Entre nosotros la noción de apoyo escolar tiene un sentido bien particular: venir en apoyo de los alumnos que necesitan una ayuda más individualizada, o que no tienen en su región buenas condiciones para estudiar. Son pues los enseñantes, asistentes de educación o asistentes pedagógicos, asociaciones externas a la escuela, o incluso AESH (Acompañantes de alumnos en situación de discapacidad) cuando se trata de alumnos en situación de discapacidad, quienes van a ser estos “personales de apoyo escolar”. Por tanto, si trasladamos la noción quebequense de PSS a Francia, ¡ampliamos considerablemente el número de funciones y de agentes! Designaremos entonces los personales administrativos y de gestión, los personales sociales y de salud (enfermeras/os, asistentes/as sociales), los psicólogos escolares, los Consejeros Principales de Educación, las/os jefas/es de centro, los AESH, los personales de mantenimiento, de acogida y de asistencia… En una palabra, ¡todo el personal no enseñante!

Creditos  : Fédération du personnel de soutien scolaire 

En su opinión, ¿cuáles son los retos, las dificultades que encuentra esta categoría de personal?

E. C. – Como son profesionales con realidades profesionales totalmente diferentes, si tomamos el ejemplo de un acompañante de alumno en situación de discapacidad y de un jefe de centro, son posiciones jerárquicamente diferentes, funciones diferentes, aunque está el alumno, quien encarna el vínculo común. Así, las problemáticas no van en absoluto ser las mismas, y es difícil en Francia hacer un balance homogéneo de toda la población de lo que se llama en Quebec personal de apoyo escolar. Pero se da no obstante una problemática común desprendida de nuestra encuesta-barómetro: la del sentimiento de ausencia de reconocimiento profesional. Por eso mismo, cualquiera que sea la categoría de personal encuestado, la falta de reconocimiento profesional y las condiciones de trabajo, no siempre acordes con las misiones ejercidas, son problemáticas constantes.

E. P. – Es exactamente esta problemática lo que vivimos, la del reconocimiento del personal de apoyo escolar. Cuando se habla a la población en general, frecuentemente se nos olvida, porque, al abordar el tema de la escuela, a menudo se piensa en los enseñantes. Tenemos que hacer continuamente representación para ser reconocidos. También hay que demostrar que hay otras categorías de personas que trabajan en los centros. Y ese sentimiento, el de no ser reconocido, no se da sólo entre la población, es a veces a través de determinadas direcciones de escuelas, a través del gobierno, y también a través de investigadores universitarios. Porque cuando se realizan estudios, es frecuentemente sobre el tema de los enseñantes para hablar de la carga de trabajo y de la salud, pero raramente desde el punto de vista del personal de apoyo. Es por otra parte el motivo por el que hemos preparado una jornada nacional del personal del apoyo escolar. A nivel de la carga de trabajo, la mitad de nuestro personal está en situación precaria, la mitad no trabaja a jornada completa en este medio…

E. C. – Eso es una cosa que tenemos en común en cada categoría. Vamos a tomar el caso de Quebec, en esta categoría del personal de apoyo escolar en Francia; lo que caracteriza a una buena parte de los agentes es que ellos también están en situación de precariedad, incluso de gran precariedad. Tenemos colegas que están con contrato, mientras que en teoría somos un Ministerio de la Función público y por tanto son funcionarios quienes deben ejercer las misiones. De hecho, estar con contrato, incrementa su precariedad con respecto a los funcionarios… y los contratos en sí mismos, por la deficiencia de la remuneración o porque son contratos a tiempo parcial, hace que tengamos numerosos agentes que ejercen misiones, si bien de servicio público, con un estatus precario.

¿Qué acciones emprenden ustedes en su organización?

E. P. – Acabamos de realizar un sondeo sobre la violencia vivida por el personal de apoyo escolar. Tratamos también de seguir otras problemáticas, como la del aislamiento. Organizamos coloquios, jornadas de conferencia, formaciones. Tenemos también documentos de información que permiten hacer conocer mejor las problemáticas y las soluciones. Sobre esto hacemos también promoción a nivel de los sindicatos locales. Cuando tenemos un stand en un salón, es el género de producto lo que llama la atención a muchas personas, porque el asunto y su componente visual son atrayentes. Estamos también constantemente en relación con la Comisión de las normas, de la equidad, de la salud y de la seguridad en el trabajo (CNESST), que es un organismo provincial. Y nuestros abogados defienden casos en virtud de las leyes al respecto. Porque en la educación, es raramente físico lo que se vive, es muy psicológico, es algo que debemos demostrar.

E. C. – Así que no creo que hayamos realizado acciones que traten específicamente problemáticas de salud. Por el momento, es más el bienestar el eje elegido, que va a revelar todo lo que está vinculado con el “desgaste profesional”. Pero sobre las problemáticas de salud y de seguridad específicamente no, o si se ha hecho es a través del CHSC (Comité de higiene, de seguridad y de condiciones de trabajo). Es una instancia representativa, es decir, en la que radican la administración y las organizaciones sindicales y que tiene justamente por misión abordar estas problemáticas de seguridad y de salud en el trabajo. A nivel de los sindicatos, llevamos a cabo encuestas puntuales entre los agentes. Sabemos por ejemplo que el personal que está a cargo del acompañamiento de la discapacidad nos remite problemáticas de muy gran precariedad. Además, puntualmente hay problemas de violencia que pueden encontrar en su lugar de trabajo. Hemos incidido más en el tema del bienestar, que está vinculado a la salud pero que todavía no está tan bien precisado. Así, sería muy interesante que nos dedicáramos a eso verdaderamente.

Ha mencionado dos estructuras que trabajan sobre las cuestiones de salud: la CNESST para el Quebec, y el CHSCT para Francia. ¿Cómo se tiene en cuenta la salud en su sindicato?

E. C. – Como las CHSCT han sido creadas en la Educación Nacional hace algunos años (es ciertamente muy reciente), necesariamente nos ha sido necesario tenerlo claro técnicamente. A nivel de la federación y principalmente a nivel del sindicato de enseñantes, tenemos una persona encargada de todas estas problemáticas vinculadas a la salud y a los riesgos psicosociales. La problemática de la salud en nuestro entorno prácticamente sólo surge a través del ángulo de los riesgos psicosociales. Si lo comparamos con los oficios manuales, en los que se encuentran más problemáticas de salud física, en el mundo de la educación son más problemáticas de salud psicológica, incluso de salud mental, las que surgen hoy en día.

E. P. – Tenemos personas especialistas en la Central que trabajan con colaboradores. Son los especialistas quienes se especializan en salud y seguridad en el trabajo y quienes van a ajustarse a la legislación y estar al tanto activamente de los cambios. Trabajamos estrechamente con investigadores universitarios que permiten ir más lejos, ir a ver problemas recientes, y analizarlos para ver cuál va a ser su impacto. Son recursos esenciales.

¿Qué acciones podemos emprender por la salud o el bienestar del Personal de Apoyo Escolar?

E. C. – Bien, pienso que podría ser una idea escuchar a Éric Pronovost hablar de estos estudios sobre la violencia vivida en Quebec. Sobre la problemática de las mujeres y de las mujeres aisladas, también podría haber cosas que hacer. El simple hecho de hacer una encuesta que no incluyese a los enseñantes, sería ya remarcable en el sentido literal del término. Como ustedes en Quebec, la opinión está centrada únicamente en el trabajo de los enseñantes, mientras que la educación conlleva todo un conjunto de otros actores, lo que tiene su explicación; tenemos una visión muy académica, muy clásica de lo que debería ser la educación en nuestro entorno, saber transmitir conocimientos y nada más…

E. P. – ¡Cierto! Y desafortunadamente, es a menudo la imagen que tiene la gente, mientras que la realidad es mucho más compleja. Nosotros, sobre lo que estamos trabajando es el sondeo de la IE sobre la calidad de vida del personal de apoyo escolar, cuyo objetivo es comparar la situación en Quebec con la del resto de países. Nosotros, en tanto que sindicato, entendemos a menudo las reivindicaciones que vienen del terreno. Pero estamos también obligados a presentar estadísticas para demostrar la amplitud de las problemáticas. Eso en concreto ha sido muy de ayuda. Y como ya he dicho, hemos instaurado una jornada nacional del personal de apoyo escolar, que es un evento de reconocimiento importante entre nosotros y que reúne a las personas.

E. C. – El reto es hacer que estas personas estén visibles, sencillamente. Y eso lleva tiempo: el barómetro realizado por nuestra federación tiene ahora una visibilidad a nivel de los medios de comunicación, pero solamente al cabo de su 6ª edición. Han sido necesarios seis años para que los medios de comunicación se digan: “¡mira, entonces hay incluso organizaciones sindicales que se interesan en la problemática del bienestar en el trabajo, y particularmente del bienestar en el trabajo en los oficios de la educación, y no solamente del bienestar de los enseñantes”. Así, hacer visibles a estos agentes y problemáticas particulares por las que pasan, es ya sindicalmente algo a llevar a cabo, y tras todo este trabajo de comparación, esto resulta evidente, ya que nuestros gobiernos no dejan de comparar lo que se hace aquí con lo que se hace en otras partes, y a veces, deberíamos remitirles estas comparaciones.

Élise, Éric, ¡muchas gracias!  

Entrevista realizada por Cécile MARTINEZ.

Enlaces
Archivos
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las últimas noticias