Red Educación y Solidaridad

Reforma de la educación en Rumania: eterna y sin visión

Romain Chave
20 diciembre 2016

Entrevista con Adrian Voica, Vicepresidente de la FSLE, Federación de sindicatos de enseñanza de Rumania

Hola, Adrian. ¿Qué es la FSLI?

Hola, la FSLI es la federación que agrupa a los sindicatos de docentes de preescolar, primaria, secundaria y de la enseñanza profesional en Rumanía. Agrupamos a unos 180.000 miembros a través de todo el país. El objetivo de la FSLI es defender los intereses y los derechos de los profesionales de la educación. Participamos también en la redacción de la legislación en materia de educación.

¿Cómo va el sistema educativo en Rumania?

No muy bien. Rumania ha emprendido desde finales de los 90 veintiséis reformas de la educación, es decir alrededor de una al año. No son menos de 25 ministros de la educación los que han deseado reformar el sistema, sin voluntad real política, sin recursos adaptados y sin visión a largo plazo.  Hoy el sistema educativo no funciona muy bien. Las condiciones de trabajo de los docentes son malas. Somos testigos de muy numerosos abandonos escolares por parte de niños cuyos padres parten a trabajar a otros países de la Unión Europea y que se encuentran librados a su suerte.

¿Cuáles son los combates de la FSLI?

Los salarios. Al comienzo de su carrera profesional, un docente de primaria gana unos 190€ netos al mes. El salario medio en Rumania asciende a unos 400€. Al final de su carrera profesional, un docente puede esperar ganar en torno a 530€. Luchamos también para ofrecer más posibilidades de formación y de evolución de la carrera. Finalmente, denunciamos el aumento de las tareas administrativas que son confiadas a los docentes. Enseñar es cada vez más burocrático. Todo esto hace que a los docentes frecuentemente les falte motivación.

¿FSLI propone servicios a sus miembros?

Desde luego, más allá de la asistencia jurídica, el sindicato ofrece numerosas posibilidades de formación: refuerzo de las competencias, sanidad y riesgos profesionales, desarrollo personal, visitas de estudios en el extranjero, etc. Con el sindicato SNES, nuestro colaborador francés, y en el marco de un programa europeo, hemos implantado varios centros de formación regionales y así formado a cerca de 800 personas en prácticas destinadas a mejorar la calidad de la educación.

Gracias, Adrian.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las últimas noticias