América Latina / Caribe
Prevención y educación para la salud

Proyecto SACHA en Haití: la prevención sanitaria por las comunidades educativas en un contexto de crisis

Louise Magnard
9 septiembre 2020

SACHA, esto es, Salud de las Comunidades educativas de Haití, es un proyecto llevado a cabo por CEMEA-Haití, asociación popular haitiana, apoyado por Valonia Bruselas Internacional y coordinado internacionalmente por el RES desde hace ya más de un año. Su objetivo: contribuir a la mejora de la calidad de la educación a través de la promoción de la salud y del bienestar en la escuela en seis centros educativos de la capital haitiana.

Al margen de la reapertura de las escuelas en la isla en un clima tenso por un contexto sociopolítico complejo y hoy en una situación sanitaria difícil, los promotores del proyecto y los beneficiarios se organizan para continuar a hacer vivir el proyecto SACHA, voluntad que traduce la capacidad de recuperación y el compromiso de esas personas para un proyecto cuya necesidad para las comunidades educativas es de resaltar y más en este período de crisis del coronavirus.

SACHA, esto es, Salud de las Comunidades educativas de Haití, es un proyecto llevado a cabo por CEMEA-Haití, asociación popular haitiana, apoyado por Valonia Bruselas Internacional y coordinado internacionalmente por el RES desde hace ya más de un año. Su objetivo: contribuir a la mejora de la calidad de la educación a través de la promoción de la salud y del bienestar en la escuela en seis centros educativos de la capital haitiana.

Al margen de la reapertura de las escuelas en la isla en un clima tenso por un contexto sociopolítico complejo y hoy en una situación sanitaria difícil, los promotores del proyecto y los beneficiarios se organizan para continuar a hacer vivir el proyecto SACHA, voluntad que traduce la capacidad de recuperación y el compromiso de esas personas para un proyecto cuya necesidad para las comunidades educativas es de resaltar y más en este período de crisis del coronavirus.

Empoderamiento de las comunidades educativas

En un momento en que la inseguridad y la insalubridad sanitaria siguen representando un problema de primer orden en las escuelas pública haitiana, 6 centros escolares de Puerto Príncipe se movilizan a través del proyecto SACHA para favorecer el compromiso y la autonomía de las comunidades educativas en cuestiones de salud en los espacios escolares. El objetivo de este proyecto es por tanto sensibilizar a las comunidades educativas y alentarlas a actuar sobre las temáticas de la higiene y de la salud de los alumnos y de los enseñantes a fin de favorecer mejores condiciones de aprendizaje y de trabajo. Para ello, las actividades del proyecto giran en torno a 3 ejes principales:

·       Reforzar los Comités de Educación para la Salud, Ciudadanía y Protección Social (CESCPS):

Comités creados en el seno de las escuelas participantes, son instancias participativas de toma de decisiones que aúnan a alumnos, padres de alumnos y representantes de la comunidad educativa a fin de movilizarlos en torno al asunto de la salud en la escuela.

En el lanzamiento del proyecto, se organizó un foro abierto en presencia de las diferentes partes interesadas. Saneamiento e higiene, salud mental, gestión de residuos o también educación sexual, varias temáticas fueron entonces identificadas por los miembros de los comités, posteriormente debatidas previamente a una formación en gestión de proyectos llevada a cabo por Solidaridad Laica, colaboradora del proyecto. ¿Objetivo? Prepararlas/los para la dirección de proyectos de promoción de la salud en sus escuelas respectivas en función de sus necesidades.

Las actividades del proyecto SACHA incluyen la creación de herramientas que les permiten llevar a la práctica sus propias acciones de sensibilización en su centro escolar. A modo de ejemplo, se ha elaborado una guía de animación sobre inteligencia colectiva, disponible en francés y en criollo.

·       Movilización del personal enseñante y de los sindicatos de la educación:

Las/los trabajadoras/es de la educación son los mejores embajadores de la salud y de la protección social en el espacio educativo, por lo que es primordial que ellas y ellos estén adecuadamente informados sobre estas problemáticas. Así, el proyecto SACHA prevé sesiones de formaciones por expertos en salud, ciudadanía y protección social, de modo que los enseñantes puedan tener conocimiento de sus derechos en materia de salud laboral. El objetivo es que ellas y ellos puedan aprehender estos temas, acercarlos a sus homólogos y ser actrices y actores del cambio. 

·       Un enfoque de Investigación-Acción:

El proyecto viene acompañado de universitarios para evaluar, modelizar y aportar recomendaciones con vistas a su replicación en otras regiones u otros países.

De esta forma, el estudiante haitiano Jean-Ricard Florestal es responsable de seguir las actividades de los comités y de realizar encuestas entre miembros de los comités sobre sus necesidades. En su trabajo de investigación, Jean-Ricard cuenta con el apoyo del enseñante e investigador Obrillant Damus en colaboración con la Cátedra UNESCO EducacioneS y Salud, y por otra parte ha tenido la ocasión de presentar las actividades y el alcance del proyecto SACHA a los colaboradores de la Red con ocasión de su estancia en París y después en Bruselas el pasado marzo.

Pandemia y crisis políticas sucesivas

Desde el lanzamiento del proyecto, los comités han sido actores de diversas acciones sobre los temas de la salud, la limpieza y el saneamiento, destinadas a alumnos y personal; mostrando signos alentadores de consolidación de los comités. No obstante, esta dinámica se ha visto intensamente perturbada cuando el proyecto comenzaba la ejecución de su segunda fase, con nuevas actividades de formaciones previstas.

Huelga decir que la situación en Haití es crítica. El país, que experimenta una inestabilidad política y económica desde hace ya numerosos años, fue escenario de crisis sucesivas hacia finales de 2019, tensiones que han impactado considerablemente en la vida de las/los haitianos y de la comunidad educativa local ya que las escuelas debieron permanecer cerradas durante cerca de 4 meses.

Las clases pudieron reanudarse a comienzos del año 2020, y los comités han retomado entonces sus actividades. Como acciones más recientes, el Instituto Fritz Pierre Louis ha organizado una jornada de formación de alumnos sobre la salud, y la Ecole Municipale de St Martin, una jornada de saneamiento de las infraestructuras en el mes de febrero en Puerto Príncipe.

                                

Los sindicatos de la educación haitianos han comenzado igualmente a desarrollar sus acciones.
La Unión Nacional de Alumnos de escuelas normales y Educadores de Haití (UNNOEH) organizaba así en febrero tres series de conferencias-debates sobre las temáticas: “Salubridad: papel de los enseñantes en la sensibilización por un entorno salubre” y “¿Cómo puede un entorno escolar seguro tener un impacto positivo en la salud mental de enseñantes y educandos?”. En presencia de 110 personas, estos intercambios han llevado a las/los enseñantes a expresar su voluntad de presentar estos temas de salud a la atención de sus colegas en su entorno escolar respectivo.

La UNNOEH indicaba por otra parte su ambición de utilizar los resultados de estas actividades al objeto de abordar estructuralmente el tema de la salud en el seno del sistema educativo haitiano principalmente defendiendo la concesión de un seguro de enfermedad de calidad que permita a las/los enseñantes poder cuidarse convenientemente.

Pero la pandemia ha llegado otra vez más para conmocionar todo.

Con las escuelas de nuevo cerradas durante varios meses, las actividades del proyecto se han visto ralentizadas. CEMEA-Haití, responsable in situ, se ha esforzado no obstante por mantener el vínculo con los miembros de los comités, compartiendo así con ellos informaciones, herramientas pedagógicas y vínculos útiles que les permitan informarse correctamente sobre la situación sanitaria.

Mientras que el desconfinamiento se va generalizando en el país, se trata ahora de organizar la reanudación eficiente de las actividades del proyecto en el contexto delicado de COVID.

Reapertura de las escuelas y perspectivas para los comités

Haití sigue confrontada a la crisis sanitaria resultante de la epidemia de COVID-19 que continúa intensificándose semana tras semana. Las medidas de confinamiento general han sido retiradas y la reapertura de las escuelas ha tenido lugar el 10 y 17 de agosto pasados en el conjunto del territorio. El clima social y político sigue no obstante tenso, especialmente con movimientos sociales conducidos por la oposición política y movilizaciones de los sindicatos de la educación.

El RES está en contacto regular con CEMEA-Haití responsable de la coordinación del proyecto in situ. A pesar de la ralentización de las actividades impuesta por la situación, CEMEA-Haití ha sabido conservar el vínculo con las/los participantes a través de los canales digitales y últimamente ha organizado una reunión presencial de información. Comparte con los miembros de los comités informaciones sobre la situación sanitaria (con el propósito de luchar contra las fake news), herramientas pedagógicas y todos los vínculos útiles que permitan preparar de la mejor forma la reapertura de las escuelas y anticipar la reanudación de las actividades del proyecto. 

Los referentes de los comités del proyecto han expresado su inquietud frente a esta reanudación de las clases que consideran prematura. No se ha previsto ningún acompañamiento por parte del Ministerio competente, en un momento en que por ejemplo se exige a los centros de enseñanza que acojan a un máximo de 20 alumnos por clase para respetar la distanciación social. Esta directiva plantea un problema de primer orden ya que algunas clases pueden contar con hasta 80 alumnos.

Limitar la clase a 20 alumnos conlleva establecer un sistema de rotación que, según los miembros de los comités, tendrá como consecuencia que los alumnos no puedan asistir más que a 10 días lectivos en total, muy insuficiente teniendo en cuenta el hecho de que esta reanudación deberá concluir en noviembre con los exámenes de fin de año de los alumnos. Con tan poco tiempo de aprendizaje, y tras varios meses sin clases, les será imposible tener el nivel adaptado.

Otro motivo de inquietud son los dispositivos de protección existentes contra la Covid. Las escuelas que participan en el proyecto SACHA son escuelas públicas, por lo que disponen de pocos medios financieros y materiales para hacer frente a la epidemia. En ausencia de apoyo de las autoridades, las escuelas se encuentran necesitadas, particularmente porque según los miembros de los comités, muchos padres no compran mascarillas para sus hijos estimando que es el Estado quien ha de hacerlo en el marco de la vuelta de los alumnos a los pupitres.

La reunión de los comités y de los promotores del proyecto ha sido entonces ocasión de debatir medidas que les son posibles de poner en marcha con sus recursos, para ayudar a reducir los riesgos de transmisión de la enfermedad. Se han contemplado varias soluciones, como la constitución de grupos de alumnos que pasen cada mañana a las clases para recordar la importancia del respeto de los gestos barrera. Uno de los centros, la escuela municipal Dumarsais Estimé ha organizado igualmente una jornada de prevención y de higiene contra la COVID-19, el pasado 21 de agosto. Esencialmente, los alumnos han tenido que volver a ponerse las mascarillas y han participado en actividades de sensibilización y de lavado de manos. 

Otras reuniones de los comités y de CEMEA-Haití se prevén en las próximas semanas al fin de determinar la puesta en práctica y la consecución de las próximas acciones. Se ha realizado igualmente una encuesta al objeto de recabar informaciones sobre la salud y el bienestar de las/los participantes en el proyecto y sus expectativas, encuesta que describe una necesidad inminente de acompañamiento de los alumnos y del diverso personal educativo en el proceso de vuelta a las clases, así como un stress importante vinculado particularmente a las tensiones actuales en el medio de la educación.

Finalmente, el RES prevé producir y poner a disposición de las/los educadoras/es y miembros de los sindicatos “cápsulas” (cortas secuencias de vídeo) como herramientas para el refuerzo de sus competencias y la conducción de sus propios talleres. 

En estos vídeos de formación, expertos identificados por el RES y sus miembros, con el apoyo de CEMEA-Haití y de Solidaridad Laica Haití, presentarán elementos de información desglosados de las temáticas de la protección social, de la ciudadanía y de la salud de las comunidades educativas, en relación con las necesidades expresadas previamente por los beneficiarios.

Se trata de una iniciativa en curso de desarrollo que reunirá a investigadoras/es de Haití, Europa, y colaboradores del RES.

Enlaces
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las últimas noticias